PsicologíaCoachingCapacitación

 

Publicación: Mediación: un espacio para nuevos aprendizajes y nuevas respuestas frente al conflicto y la violencia

Autora: Lic. Sandra Munk

Revista Limen – Editorial Kapeluz – N°2 – Marzo 2005


Hoy en la Argentina nos vemos expuestos a varias situaciones candentes que se nos imponen como “incendios”, frente a los que tenemos que actuar y dar respuesta.
De algunos de estos sucesos nos enteramos por los medios – la alta tasa de deserción escolar, actos de violencia que nos conmueven profundamente, etc. -
Otros hechos nos llegan a través de relatos más cercanos, por ejemplo chicos que van armados al colegio, profesores que temen ejercer plenamente su función por temor a represalias.
En otros tantos nos encontramos muchas veces, inevitablemente, formando parte.

La escuela como espejo de la sociedad, como reflejo de las relaciones humanas alberga en su ámbito, en su microcosmos, acuerdos y desacuerdos, concordancias y diferencias. Al confluir en ella distintos roles, edades, culturas y posiciones jerárquicas se ve atravesada por situaciones conflictivas, por intereses muchas veces contrapuestos, por criterios que no coinciden, por deseos que no se satisfacen.

La escuela en tanto “comunidad de convivencia” inserta en una determinada sociedad y momento histórico, no queda ajena a lo que pasa a su alrededor. Actúa como “caja de resonancia” de las situaciones sociales que afectan a la comunidad de la que forma parte. En nuestros días, podemos decir que la institución escolar se encuentra ante el desafío de sumar a la tarea pedagógica que le es propia y que no debe perder de vista, la contención de problemáticas sociales que se han ido extendiendo a la sociedad en su conjunto. Ejemplo de esto es la violencia escolar, el cambio en las relaciones de autoridad y en la inserción de los jóvenes en un mundo laboral cada vez más dinámico y cambiante. Ante estas circunstancias se ve ante la necesidad de ampliar su foco de atención, puesto en la transmisión de contenidos académicos, hacia el área emocional, hacia el desarrollo de habilidades interpersonales, a hacerse cargo de aprendizajes que tenían que ver con el ámbito familiar y el aprendizaje experiencial, propiciando una mejor convivencia, una educación centrada en valores que permita la disminución de la violencia y relaciones mas fluidas y armónicas.

Es en este punto donde la Mediación - enlazada con la propuesta contenida en la Ley Nº 253 del Sistema Escolar de Convivencia de las Instituciones Educativas - puede hacer valiosos aportes.

La Mediación es un método de resolución de conflictos no adversarial, en el que un tercero neutral, el mediador, crea un contexto que posibilita a las partes involucradas en la disputa, ser protagonistas en la resolución de sus diferencias.
Busca impactar sobre las relaciones al promover que las partes hasta entonces enfrentadas puedan resolver sus desavenencias en forma colaborativa encontrando opciones de mutuo beneficio, construyendo un acuerdo consensual, razonable y justo para ambas.

A tales efectos el mediador introduce preguntas que permiten a cada consultante explayar su punto de vista y escuchar a la otra parte, diferenciando posiciones – (lo que se exige o pide de forma manifiesta)- de intereses – (la necesidad que se busca satisfacer con lo que se pide) -. Busca restaurar el dialogo allí donde está cortado y destrabar situaciones alcanzando nuevas perspectivas y opciones frente a la situación que los involucra.
Estas acciones no son axiológicamente neutrales. Se apoyan en valores tales como la solidaridad, el respeto mutuo y la responsabilidad por las propias acciones y decisiones.

La mediación hace un uso intencional del conflicto como fuente explícita de aprendizaje y formación. Reconoce que los conflictos y disputas son fuente de temores, de reacciones de rechazo dada la sensación de desarmonía y ruptura que generan. Provocan sentimientos de miedo, enojo , pérdida y frustración. Sin embargo a través de una perspectiva constructiva puede transformarse en una fuente de desarrollo emocional e intelectual. Su abordaje supone una oportunidad para rever conductas, fomentar actitudes y desarrollar habilidades cognitivas, sociales y de autocontrol. Propone instalar un proceso de apertura de una puerta de entrada diferente para el tratamiento de los conflictos, a través de la creación de “una cultura colaborativa” en la que cada uno de los involucrados en el problema es parte responsable de la solución. Surge esta posibilidad como alternativa a la determinación que se impone unilateralmente por el peso de la autoridad, dando lugar muchas veces a un acuerdo pasajero o al desplazamiento del conflicto o bien a su estancamiento y repetición.

Ahora bien aquí cabe preguntarnos si todos los conflictos que acontecen en el ámbito escolar son mediables. Distintos autores nos han trasmitido sus apreciaciones que tomaremos prestado para continuar con este aspecto de la caracterización del proceso de Mediación.

La Mediación resulta beneficiosa cuando:

  • Es importante cuidar la relación
  • El suceso involucra a muchas personas y las afecta negativamente
  • Las partes desean resolver su conflicto, pero sus intentos han resultado infructuosos

La Mediación podría no resultar la mejor alternativa cuando:

  • El hecho ocurrió recientemente y las partes están muy enojadas entre si
  • Una de las partes piensa que la otra no es sincera
  • Una de las partes muestra dificultad para concentrarse o tomar decisiones
  • El incidente es muy serio y no se juzga adecuada la mediación: robo, drogas, agresión física

Sin embargo le tocará a cada institución determinar qué alcance le quiere dar a esta herramienta, cuál es la mejor forma de integrarla al funcionamiento del colegio teniendo en cuenta las particularidades de cada establecimiento. Hay ciertas preguntas que tendríamos que hacernos y sobre cuyas respuestas reflexionar, antes de incluir a la Mediación en nuestras instituciones escolares para que sus resultados y alcances sean efectivos y duraderos. De lo contrario se podría correr el riesgo de desaprovechar los aportes de este valioso recurso y desalentarse al no obtener los resultados esperados:

  • ¿qué lugar queremos que ocupe en el contexto diario?
  • ¿debería ser un conocimiento más que brindamos a nuestros alumnos, otro recurso con el cual contar en caso necesario, o bien una metodología que se asienta en un programa más amplio como ser el de “educación para la paz”, entramado con el proyecto institucional?
  • ¿quiénes podrían ser mediadores? ¿solamente miembros del equipo directivo o docente, o pueden los alumnos actuar como mediadores en sus propias conflictivas, de acuerdo con sus capacidades evolutivas?
  • ¿para qué situaciones se recurrirá a esta metodología y en cuáles se dejará de lado?
  • ¿Qué espacio y tiempo dará la institución para capacitarse en el uso de esta modalidad de abordaje de los conflictos?

Implementar la mediación como un recurso disponible implica atravesar por un proceso de aprendizaje y capacitación, tanto de aquellos que deseen entrenarse como mediadores como de aquellos que podrán recurrir a la Mediación como opción para resolver sus diferencias. Supone capacitar a los distintos actores de la comunidad educativa para estar dispuestos a discrepar, a recibir un no a su propuesta, a construir acuerdos de valor. Esto conlleva la necesidad de comprender las prioridades e intereses en juego, de tener opinión propia y poder expresarla, a hacerse responsable de las propias decisiones y acciones.

EL ENTRENAMIENTO DE LOS POSIBLES MEDIADORES SE CONVIERTE EN UNA OPORTUNIDAD PARA APRENDER A:

  • Identificar objetivos
  • Analizar necesidades y opciones
  • Utilizar preguntas y reformular problemas
  • Connotar positivamente los problemas
  • Tomar decisiones
  • Desarrollar recursos

SE PROPONE:

  • Propiciar habilidades relacionadas con la resolución de problemas y la toma de decisionesç
  • Desarrollar la capacidad comunicacional y de empatía
  • Promover la apreciación de la diversidad
  • Generar vínculos basados en la cooperación
  • Incrementar el respeto mutuo
  • Adquirir mayores recursos en los que apoyarse ante situaciones de agresión, violencia o discriminación
  • Identificar peligros sociales y reflexionar sobre sus consecuencias

CONTRIBUCIONES

  • A nivel emocional:
    Fortalecimiento de la autoestima:
    como resultado de tener a su disposición una mayor cantidad de recursos para abordar las situaciones
    conflictivas y de incrementar la sensación de control sobre los impulsos y la emotividad
  • A nivel cognitivo:
    Reversibilidad del pensamiento – la capacidad de ponerse en el lugar del otro, entender su punto de vista,
    sus sentimientos
    Identificar y esclarecer el verdadero problema
    Identificar las variables relevantes de la situación
    Establecer objetivos claros y realistas, ganar - ganar
    Predecir consecuencias
    Evaluar los pro y los contra de las soluciones propuestas
    Desarrollar la creatividad
  • A nivel de la dinámica grupal:
    Mayor capacidad autogestiva
    Mayor capacidad de integrar equipos
    Mayor capacidad de coordinar puntos de vista

El cambio en la mirada respecto de la resolución de los conflictos que propone la adopción de la Mediación como abordaje sistemático nos desliza hacia el campo de la Prevención. Hacia esta capacidad que tenemos de advertirnos, informarnos, y preparar el terreno para anticiparnos y llegar antes de que algo suceda. Este concepto, el de Prevención, se anuda a su vez con la idea de Promoción de la Salud.

Es interesante que la OMS en sus últimos lineamientos respecto de la SALUD, la enlaza con el concepto de “CALIDAD DE VIDA” y bienestar y la define como:

el proceso que permite a las personas y grupos sociales, participar activamente en el cuidado de su propia salud, de su propio bienestar y al mismo tiempo mejorarla”.

 

A través de esta definición lo que nos propone es, que la SALUDse crea y se vive en los ámbitos cotidianos: en los lugares de trabajo, en la familia, en los centros de esparcimiento, y por supuesto en las instituciones educativas”.
Desde aquí podemos pensar en las organizaciones sociales como GENERADORAS DE FACTORES BENÉFICOS O PERJUDICIALES PARA LA SALUD Y EL BIENESTAR:
Por ejemplo, en el colegio:

  • Un GRUPO DE PARES puede profundizar el malestar que aqueja a un compañero o crearle nuevos padeceres acentuando la discriminación, la competencia, el elitismo, el temor al fracaso, desarrollando conductas de agresión, burla, descalificación o atropello.
  • Un grupo de pares también puede ser una fuente de apoyo en un momento difícil. El grupo de compañeros significa mucho para los chicos, tanto por su necesidad de pertenencia a su grupo de pares como por la interacción inevitable con sus compañeros por compartir un mismo tiempo y espacio.

El grupo proporciona un ámbito de pertenencia que tiene un efecto reconfortante y potencialmente reparador cuando el chico se siente aceptado, valorado y reconocido..

 

Así la Mediación, al fortalecer la habilidad para afrontar los problemas cotidianos y aumentar la autoconfianza y la autoestima, promueve las características sanas y protectoras de las personas para superar las condiciones adversas con las que se ven confrontadas.

Hasta aquí hemos centrado prioritariamente nuestro foco de atención en la población estudiantil. Ahora bien surge como interrogante qué ocurre con los adultos que se desempeñan laboralmente en dichas instituciones, qué espacio hay para la resolución de sus inquietudes.
A través de un estudio de campo en donde se le preguntaba a docentes - que participaban de instituciones en las que esta metodología se había puesto en práctica- cuál era su percepción en cuanto a la utilidad de la Mediación, la concibieron:

  • “como un ámbito donde el docente puede ser escuchado, y como un recurso de apoyo frente a situaciones que se consideran injustas
  • como una persona que ayude a mediar entre docentes, directivos, supervisores, coordinadores o padres”
  • “como un espacio para exponer su opinión, evitando etiquetas o prejuzgar y aceptando que todos tenemos cosas para mejorar. De este modo colaborar a generar un buen clima laboral y una convivencia armoniosa”
  • “como un espacio para tratar temas difíciles y distintas opciones de solución. Util cuando se superponen criterios y expectativas disimiles o conflictos cuyas consecuencias influyen negativamente en las relaciones interpersonales y en la consecución de las tareas requeridas
  • “como sustento teórico que aporta reglas claras en una sociedad en la que se están perdiendo los límites, brindando una metodología sistematizada y ordenada frente a intentos intuitivos que pueden ser ampliados y enriquecidos”

Podemos decir que la participación en ambientes de trabajo favorables, en los que impera un clima laboral cordial, en los que se cuenta con redes de apoyo que posibiliten el cuidado de las fricciones propias de los avatares cotidianos, redunda en la conformación de un ámbito reforzador de la tarea y del compromiso con la misma así como en la constitución de equipos eficientes. En estas circunstancias quienes cuentan con habilidades sociales se benefician en la interacción con los demás ya que estas capacidades constituyen herramientas que les permiten minimizar los roces y controversias con los otros y superar con mayor facilidad y menor desgaste las situaciones difíciles.

Tomando en cuenta que las relaciones interpersonales son en la actualidad uno de los factores iatrogénicos de mayor incidencia negativa en el bienestar y desarrollo emocional de las personas, que se traduce en ruptura de relaciones, escaladas y aislamiento, la Mediación abre un camino para alcanzar el desafío de tornar estos vínculos en redes de apoyo social. Como tal da relevancia a sentimientos básicos de reconocimiento, pertenencia y cooperación que operan en todo grupo humano y dan sentido a nuestro quehacer.

MEJORAR LAS RELACIONES es un desafío en los tiempos que corren y la escuela como agente formador socialmente legitimado tiene mucho que aportar y formarse para cumplir con esta misión.
Posee la capacidad a través de sus acciones de desplegar un efecto multiplicador con un alto beneficio social, al abrir espacios de reflexión y capacitación que permitan adquirir las habilidades que entran en juego en los procesos de Prevención, Administración y Resolución de conflictos, constituyéndose en una oportunidad de promoción de la salud y el bienestar.

Por otra parte restaura “el valor de la palabra”. Vivimos en una época en que la palabra se fue desvirtuando y es difícil creer en ella, la palabra que es herramienta y vehículo para el debate, la comunicación la reflexión y la construcción de acuerdos.


Etiquetas: Mediación, Escuelas
« Volver
 
 
 
Portada | Area Personal | Area Empresarial | ¿Qué es el Coaching? | Publicaciones | Cursos | Trayectoria | Contacto